Logbook

ENGCabeceraDiariodeAbordo

Campaña Chimeneas de Cádiz- Junio 2010 - IEO

 

Mensaje 2

 

Científicos del Grupo de Investigación GEMAR (www.ma.ieo.es/gemar/) a bordo del B/O Emma Bardán antes de iniciar la jornada del día 2 de junio. De izquierda a derecha: Dra. Nieves López González, Jefa de Campaña; Dr. Luis Miguel Fernández Salas; Licenciada Desirée Palomino Cantero y Licenciado Gerardo Bruque Carmona ©IEO

Miércoles, 2 de junio de 2010

 

A la Jefa de Campaña, indudablemente, le gustan los maitines. Nos cita, como ya va siendo costumbre en ella, en el comedor del hotel a las 07:00 h de la mañana. La instrucción para hoy es “estar listos a las 07:40 h para embarcar en la furgoneta y llegar antes de las 08:00 h al barco con el fin de estar soltando amarras a las ocho en punto”. El ambiente es bueno y las ganas de trabajar no faltan.

 

Nos vamos al barco con la emoción de saber que estamos avanzando en un estudio por el que hemos batallado con todas nuestras fuerzas durante largo tiempo. Trabajamos desde hace varios años en el estudio  geológico del Golfo de Cádiz. Hemos investigado en muy diversas especialidades de la Geología, pero nunca nos habíamos adentrado en el universo de los hábitats submarinos. Un campo novedoso que está siendo impulsado por muy diversas organizaciones nacionales e internacionales. Se impone la necesidad de conocer de una manera integral, y sobre bases científicas, el ecosistema marino, con el fin de poder gestionar, adecuada y sosteniblemente, todos sus recursos naturales.

 

Con puntualidad británica, llegamos al barco a las ocho menos cuatro minutos. Saludos matinales y largamos amarras. La Dra. Nieves López comenta al Capitán las coordenadas del punto de inicio de la zona de trabajo. Estamos atracados en una pestosa esquina de la Zona Franca, junto a una gabarra, donde nadie más que las hordas voladoras de diarreicas gaviotas nos vienen a visitar. La subida a bordo la hacemos a la carrera, no vaya a ser que les de a los láridos por llenarnos la vestimenta de lunares blancos. Norays liberados de amarras, y el Emma Bardán se hace a la mar. Las previsiones meteorológicas son buenas: oeste fuerza 3, arreciando a 4 por la tarde, marejadilla. "Pues, tira millas, Capitán", se escucha decir en el puente a la Jefa de Campaña.

 

A las 10:20 h estamos sobre la primera línea. La mar esta como un plato. Es impresionante. Nunca había visto tanta calma y tan persistente en las ocasiones anteriores en las que me he embarcado para trabajar en las inmediaciones de la bahía. El perfil de velocidad ya nos va dando la pauta de lo que nos puede pasar a lo largo del día. Estamos registrando la temperatura del agua en una columna de 52.9 metros de profundidad. En superficie tenemos 21.2ºC y sobre el fondo marino 15.6ºC. El sol que hace hoy es de justicia, así que es previsible que tengamos oscilaciones  térmicas como las que registramos ayer.

 

Comenzamos la navegación y todo nos parece conocido. El runruneo de la máquina, el bamboleo del buque empujado por el suave oleaje matinal comienza a hacer sus efectos en el estómago. "Ohú que apetito tengo", espeta alguno de los científicos. "Voy a ver que nos ha preparado Milucho, el maestro cocinero, para el bocadillo de hoy", comenta el mismo investigador al tiempo que desaparece pasillo abajo tras la puerta por la que se accede al comedor y a la cocina. Al poco rato se abre de nuevo la  puerta del laboratorio y aparece un inmenso bocadillo de tortilla de patata, de proporciones inusitadas, pegado a unas manos que lo sujetan con fuerza como si estuviera vivo y se fuera a escapar. En un extremo del bocata  se aprecia la huella de una dentellada que se me antoja de tiburón, uno de los más voraces depredadores marinos  que compite en voracidad con los investigadores."¡Peázo bocata que mápañao!", dice en su lengua vernácula el sabio cuaternarista gaditano. La reacción que se produce es instantánea. El granaíno, fruto del pánico, abandona como un poseso el laboratorio seco y desaparece, escaleras abajo, por la misma puerta que su compatriota. Más grande es el bocata que acoge en su seno cuando el "gran visir" reaparece por la puerta. Así van desfilando, uno tras otro, en busca de ese sabroso bocadillo hecho con pan gallego y horneado con el amor de un buen cocinero, que hace las delicias de todos los científicos y tripulantes del buque.

 

 

Captura de pantalla de la sonda paramétrica (TOPAS) en la que se observan los reflectores que constituyen la serie sísmica, acumulados sobre una superficie basal muy reflectiva ©IEO Sensor del perfil de velocidad armado para ser arriado por la banda de estribor ©IEO Terminando la jornada, navegamos a toda máquina rumbo a puerto. Todavía podemos contemplar el hermoso paisaje marinero que nos regala la luminosa mar gaditana ©IEO

 

Los perfiles de sísmica de muy alta resolución son, sinceramente, espectaculares. Las secuencias sísmicas que nos proporciona la TOPAS, en manos de Antonio Torres Pascual, son de auténtico manual. Señal de recepción perfecta. Nos creíamos que ya lo habíamos visto todo en materia de gases en sedimentos, sin embargo, nos faltaba por ver la conjunción de acumulaciones de gas en depósitos sedimentarios y en la roca ostionera, tan abundante en estas costas y bajo el mar. La información científica es de alcance. La interpretación de estos datos nos va a permitir delimitar la muy diversa tipología de estas acumulaciones gaseosas en los depósitos sedimentarios. Tomamos referencias de todas las coordenadas que pueden ir orientándonos hacia las primeras conclusiones y vamos trasladando a un GIS los datos que vamos procesando para poder disponer de una visión espacial de los datos registrados.

 

Cada línea nos sorprende con mayores acumulaciones de gas. En pocos casos observamos escapes  hacia la superficie, pero es que en otros casos el gas se encuentra en la misma superficie del fondo. ¿Cómo será el hábitat en estos lugares?, ¿cómo poder relacionar substratos y ecosistemas?, ¿qué relaciones les unen?, ¿cuál será la biodiversidad en estos puntos?, ¿encontraremos alguna especie metanotrófica en el interior de los sedimentos que cuya presencia no se haya detectado hasta la actualidad?, ¿cuáles son las relaciones interespecíficas entre las diversas especies?.....¡hay tantas preguntas que hacerse que nos damos cuenta que, a mayor complejidad del subsuelo son mayores las ganas que tenemos de comprenderlo! Todos nos alegramos  al contemplar esos registros tan interesantes. Confiamos que los bentólogos que han de embarcar en la segunda fase, encuentren material suficiente como para poder avanzar en la mejor comprensión del funcionamiento de los ecosistemas marinos en estas zonas tan singulares.

 

Mientras unos atienden los sistemas de adquisición de datos, otros nos sumergimos en la discusión para la elección de los mejores puntos para realizar el muestreo biológico, sedimentológico y geoquímico. Hay gustos para todos y oportunidades para cada uno. Cada cual pretende argumentar las excelencias de los puntos que más le interesan, encontrándose con que otros argumentan las mismas excelencias para otros lugares tan interesantes como los anteriormente apuntados. Es así la interdisciplinaridad. Si por nosotros fuera, estaríamos todos los días prospectando el fondo, y aún cuando hubiéramos acabado, todavía seguiríamos pidiendo otra oportunidad para muestrear aquel punto que se nos quedó sin toquetear.

 

El mediodía llega inexorablemente, y con él las ganas de comer. El almuerzo no se perdona, pero es que el olorcillo que nos envía el maestro cocinero "Milucho" a través de la escalera, nos va abriendo el apetito nada más terminar el bocadillo de tortilla. El primer turno, se sumerge escaleras abajo y regresa al poco tiempo como si de un banquete nupcial se hubiera tratado. De primer plato un poco de ensaladilla rusa, en su versión española, pues es bien conocido que existen algunas variantes entre las que destacaría la ucraniana. De segundo plato tenemos un arroz con choco que está de antología, acompañamiento de los pimientos del piquillo. Para terminar, tenemos un pollo al chilindrón para chuparse los dedos.

Rápidamente a cubierta, a estirar un par de minutos las piernas antes de empezar la digestión delante del ordenador. Hoy no hay avistamientos, pero la verdad, es que el calor es tal que ha generado una evaporación tan elevada que nos ha invadido una bruma tan espesa que a penas se ve algo por la proa del barco, así que ahora los delfines y tortugas nos pasarán desapercibidos. "Malos tiempos para los avistamientos", nos cantaría Germán Copini.

 

El regreso está previsto para las 19:30 y podemos decir con satisfacción que hemos completado 85.5 millas de navegación, sobre líneas que han quedado grabadas con datos científicos de mucho relieve, y hemos estado navegando a una velocidad de 10 nudos, con lo que el rendimiento ha sido extraordinario. Reconozco que el buque trabaja bien y que su Capitán y la tripulación se entregan a la tarea y no nos dan más que facilidades para culminar nuestro trabajo con el éxito que todos deseamos.

 

Una vez en tierra comprobamos esa hermosísima puesta de sol, por el lado de la playa, que Antonio Burgos describió como "la moneda de oro entrando en la alcancía de la Caleta". Hay tantas cosas que ver en Cádiz y tanto que disfrutar que si no viene por estos lares habrá algo que usted se va a perder en la vida.

< Siguiente>>

posted 10 Junio 2010

©ALNITAK

Logbook

 

Delve into the daily life of a Campaign in Chimeneas de Cadíz

1 Junio 2010

Read more...

Campaña Chimeneas de Cádiz- Junio 2010 - IEO

 

Mensaje 5

 

La amura de estribor en plena navegación corriendo una línea. Al fondo, el espeso banco de bruma que cubrió la superficie de la mar al inicio de la tarde ©IEO

Sábado, 5 de junio de 2010

 

Hoy no podemos desayunar en el hotel, pues los fines de semana abren el comedor a las 08:00, hora a la que salimos a la mar. Así que hemos de resolverlo a bordo. Esto es lo malo de tener que trabajar en fin de semana, cuando se supone que los funcionarios y empleados públicos están descansando. Por lo menos, seguimos con buen tiempo y nos vamos con nuestro optimismo compulsivo al barco. El mismo optimismo con el que, cada día, nos reciben las gaviotas al llegar al muelle. Todas contentas, todas excitadas,...... ¡zas, zas, zas,.....! ¡ratatatatá....! La Jefa de Campaña, en el ejercicio de sus responsabilidades, pregunta al llegar a la trinchera de a bordo: "¿hay bajas?".

 

A las 08:00 horas, ya estamos soltando amarras. El Primer Oficial, Manuel Ángel Piñeiro Barros, se juega el pulcro polito blanco, que ha estrenado hoy, en el momento de soltar amarras. Libera el noray de proa y el de popa y luego sale corriendo, y de un salto se encarama a la cubierta principal para, a continuación, protegerse en el interior del puente. Se libró de una buena, pues había una gaviota que le miraba malamente.

 

La AEMET nos augura buen tiempo, aunque variable por la tarde. Su pronóstico es el siguiente: variable fuerza 2 a 3, con predominio del sur, fijándose de oeste y suroeste fuerza 3 a 4 por la tarde. Marejadilla. Nosotros observamos como amanece y nos preguntamos como pueden aventurar un incremento de la fuerza del viento con la calma chicha y la calima que tenemos alrededor. Pero tengo que decir, en honor a la verdad, que los tíos no fallan. Su pronóstico se cumplió con precisión milimétrica.

 

Navegamos a toda máquina hasta alcanzar la zona de trabajo. Preparamos el perfilador de velocidad de sonido y tomamos los datos de nuestra estación meteorológica a bordo del B/O Emma Bardán. Nos dice lo siguiente: dirección del viento 112,5º, velocidad del viento 3.2 m/s, ráfagas de 3.7 m/s, presión atmosférica 22.3, humedad relativa 88.3%, temperatura del aire 20.4º C, radiación solar 622.2 W/m2.

 

El perfilador de velocidad nos provee de los datos térmicos del agua en superficie y profundidad. La lectura de la estación meteorológica y el perfil lo realizamos en el punto de coordenadas: 36º 37.47´N/6º 43.87´W a una profundidad de 90.3 metros. La temperatura en superficie es de 20.7º C y en profundidad es de 15º C. Iniciamos la carrera por la línea con ecosonda multihaz y sísmica de muy alta resolución (topas). Estamos en la zona que hemos denominado el DIAPIRO DE CHIPIONA, que queda muy folclórico y muy cerca de la localidad gaditana de Chipiona, cuna de Rocío Jurado, una de las tonadilleras más famosas de esta provincia.

 

A una cierta altura nos acompaña el enemigo, siempre ojo avizor, esperando a que salgamos alguno de nosotros a cubierta para arriarnos en banda toda su carga corrosiva. La verdad es que son hermosas de contemplar, pero es mejor no tenerlas en la vertical. Mucho más bonito es observar el juego que se traen los delfines a nuestro alrededor. La verdad es que tenemos que hacer esfuerzos para no abandonar nuestro puesto en el ordenador y salir a cubierta para llenar nuestras tarjetas de memoria de las cámaras fotográficas tomando imágenes sin parar. Hoy hemos podido avistar tres grupos de delfines en tres lugares diferentes: (1) A las 10:10 horas, 36º 36´18.8´´N/6º 39´12.6´´ W; (2) A las 12:30 horas, 36º 35´14.7´´N/6º 42´24.0´´W; (3) 36º 38´03.9´´N/6º 42´42.2´´W.

 

La verdad es que es un entretenimiento extraordinario la contemplación de delfines en la mar, nadando en libertad. No es eso de verlos encerrados en una piscina haciendo mamarrachadas que hacen las delicias de niños y mayores. El jugueteo que se traen con el barco es verdaderamente singular. Verlos alejarse para posteriormente lanzarse hacia la proa del barco a toda velocidad para que cuando están a unos milímetros quebrar el rumbo y desplazarse a un lado o sumergirse bajo el buque, es un espectáculo por el que habría que pagar. Madres y crías navegando en paralelo, sin separase un solo milímetro. Es, sencillamente, impresionante. La Naturaleza les ha dotado de unas capacidades que ya las quisiéramos para nosotros los humanos.

 

Las gaviotas no se separan de nosotros. Solitarias o en grupos son nuestras compañeras en la prospección desde el mismo momento en el que llegamos a puerto ©IEO Avistamiento de un grupo de delfines. El día ha sido prolijo en avistamientos. Hasta tres ocasiones hubo de verlos ©IEO . El Licenciado en Ciencias del Mar, Gerardo Bruque, controla la adquisición de datos procedente de la sísmica de muy alta resolución ©IEO

 

Volvemos al laboratorio de geoacústica y retomamos la observación de las señales que nos envían los sistemas de prospección, que para eso estamos a bordo. Nuestra atención se centra, preferentemente, en la topas, esperando el momento en el que el Diapiro de Chipiona se manifieste. En caso de que lo haga, esperamos encontrar algunos reflectores sísmicos (esas líneas subhorizontales o irregulares que aparecen en la pantalla) curvados hacia la superficie, efecto que nosotros llamamos "abombamiento", y que delataría la existencia de una tectónica diapírica y, posiblemente, la irrupción en superficie del cuerpo geológico que compone el propio diapiro. ¿Por qué buscamos esta estructura? Pues porque la experiencia nos dice que, en el Golfo de Cádiz, cada vez que aflora un diapiro suele venir acompañado de fenómenos de expulsión de gas metano y, en consecuencia, el desarrollo de un hábitat 1180.

 

Podemos decir que, al final del día, no han sido muy profusas estas manifestaciones estructurales que esperábamos encontrar. Es bien cierto que existen rasgos importantes que se relacionan con la presencia del diapiro, pero que no alcanzan la superficie en la forma que nosotros confiábamos.

 

Regresamos a puerto después de haber completado 75.19 millas, a una velocidad media de 10 nudos, aumentando a 11 o 12 nudos en los tránsitos. Era tarde cuando alcanzamos la bahía de Cádiz. La mar, con su insaciable apetito diario, ya se había tragado la moneda de oro caletera. Pero todavía alumbraban las luces del crepúsculo con la suficiente luminosidad como para que todos pudiéramos observar como, por estribor, dejábamos el puerto comercial con su entrada más marinera: la Puerta del Mar. Sus dos columnas de mármol y el enrejado de fierro con forjado andaluz, sirviendo de pórtico a la hermosa Plaza de San Juan de Dios, siempre tan cálida y acogedora. Entonces recordé el pasodoble carnavalesco:

 

"Dos puertas tiene mi Cái

pa tó aquél que quiera entrar:

por tierra, las Puertas de Tierra

y que por el agüita, la Puerta del Mar".

 

Esa puerta que la Autoridad Portuaria de Cádiz (APC) nos ha negado y que nos obliga a navegar media hora más cada día, hasta alcanzar la esquina de la Zona Franca que tenemos por amarradero. Probablemente seremos los únicos marineros que entramos en Cádiz todos los días por las Puertas de Tierra. No sé quién será la APC, ni quiero saberlo, pero tengo para mí que si el "desaborío" es de Cái,... ¡seguro que es beduino!... ¡ohú!

< Siguiente>>

 

    posted 10 Junio 2010

Campaña Chimeneas de Cádiz- Junio 2010 - IEO

 

Mensaje 6

 

Por la popa del barco, surcando la bahía, dejamos los enormes pilares del nuevo puente en construcción ©IEO

Domingo, 6 de junio de 2010

 

No parece un día demasiado diferente al resto de los que estamos pasando en Cádiz. Donde más lo notamos es a la hora de desayunar. El cuerpo humano impone ciertas rutinas que hay que respetar. Es cosa del biorritmo. Sí, del biorritmo. Diana floreada, abluciones, desayuno, ejercicios peristálticos, más abluciones derivadas de la fisiología de cada cual, y salir disparado para el trabajo, todo limpito y aseado, con todas las cosas humanas hechas muy tempranito. Pero esto podemos practicarlo de lunes a viernes, así que el sábado y el domingo se nos altera el biorritmo y entonces el cuerpo no responde como acostumbra. Bueno, es domingo y hoy, la Jefa de Campaña, ha prometido que va a empezar el jamón de Jabugo que se ha traído de su tierra onubense, para así alegrar la jornada festiva que todos vamos a pasar a bordo trabajando como esclavos. ¡Todo por la Ciencia!... ¡sí!... ¡pero con jamón de Jabugo!

 

Nos hacemos a la mar, como cada día, con puntualidad oceanográfica, a las 08:00 horas. Hoy las aves deben de estar de asueto sabiendo que es domingo, porque no había ninguna esperando a que saliéramos de la furgoneta para ofrecernos sus productos de la tierra, con denominación de origen. Dejamos atrás las modernas columnas de Hércules que han de soportar los planos del nuevo puente, y nos encaminamos a la zona de trabajo. El tiempo es bueno, aunque parece que hace un poco más de fresco. El paisaje es de una nitidez espectacular. Rota por la proa y el Puerto de Santa María por el través, a estribor. Un museo natural ante nuestros ojos. Gratis.

 

La AEMET nos pronostica viento de componente W fuerza 3, con intervalos de fuerza 4 por la tarde. Marejadilla. Pues ya lo sabemos. Esperemos que la marejadilla no aumente a marejada y nos vaya a estropear los registros geoacústicos. Nos desplazamos hasta el punto de coordenadas: 36º 34.95´N/6º 41.09´W para tomar los datos de la estación meteorológica a bordo y para realizar el perfil de velocidad de sonido. Ya sabéis que esto es importante para poder corregir las sondas con las temperaturas de cada día, y en cada zona, pues la velocidad de propagación del sonido en la mar depende, entre otros factores, de la temperatura a lo largo de la columna de agua.

 

El resultado del perfilador es el siguiente: Profundidad de las aguas, 82.8 metros; temperatura en superficie, 20.5º C; temperatura en el fondo, 15.1º C. Tomamos inmediatamente los datos de la estación meteo, que nos proporciona la siguiente información: dirección del viento, 80.05º; velocidad del viento, 7.6 m/s; ráfagas de 8.4 m/s; presión atmosférica, 22.6; humedad relativa, 80.1%; temperatura del aire, 17.7º C; radiación solar, 684.0 W/m2. Fijaros las diferencias de temperatura entre el aire y el agua en superficie. Esto cambia rápidamente a lo largo del día, a medida que la insolación va aumentando.

 

En la foto de la derecha podéis ver el momento en el que Antonio Torres introduce en el ordenador los datos del perfilador de sonido. Observa con atención la Jefa de Campaña, Dra. Nieves López, y al fondo el Dr. Fernández Salas comprueba los ajustes en la sonda batimétrica multihaz. Una vez que hemos calibrado las sondas, iniciamos la carrera sobre el primer perfil que corren hacia el NW y, de regreso, hacia el SE. Las primeras horas de la mañana son buenas. Efectivamente, tal y como la AEMET había pronosticado, el viento va incrementando su fuerza a medida que se acerca el mediodía. El oleaje también aumenta y comenzamos a apreciar algunos errores en las sondas como consecuencia del cabeceo del barco. La Jefa de Campaña, convenientemente asesorada, toma la decisión de aminorar la marcha en las líneas en las que tengamos la mar de frente. Así se hace. El Capitán aminora a 5 o 6 nudos las líneas que corren hacia el NW mientras que las que corren hacia el SE se hacen a 7 u 8 nudos. Parece que los errores disminuyen, aunque no desaparecen del todo.

 

Los datos proporcionados por el perfilador de velocidad de sonido, se graban en el ordenador que controla las sondas geoacústicas ©IEO Captura de pantalla de la sonda TOPAS en la que se observan los diversos reflectores que se corresponden con las diversas unidades sedimentarias que constituyen el fondo marino ©IEO . El control de los sistemas de prospección se realiza desde los pupitres del laboratorio de geoacústica. Ante los ordenadores Luis Miguel Fernández Salas y Gerardo Bruque Carmona en su turno de trabajo ©IEO

 

La sísmica TOPAS ha perdido capacidad de penetrar en el subsuelo marino y comprobamos que no alcanza capas sedimentarias más allá de los 10 metros por debajo de la superficie del fondo. Hemos perdido casi 20 metros de penetración, con lo que los datos van a verse sensiblemente mermados en calidad. Creo que no podremos ver la cumbre del Diapiro de Chipiona, si es que se encuentra por debajo de los 10 metros de sedimento. Estaremos atentos durante toda la navegación, para anotar el más mínimo rasgo que nos pueda indicar la presencia del diapiro cerca de la superficie. La información que nos ofrece la TOPAS es interesante en otros aspectos igualmente importantes en esta campaña, como es la tectónica reciente, que es como nosotros denominamos a los efectos de la dinámica de la superficie de la Tierra. Los movimientos que se generan en la superficie de la Tierra, ya sea por terremotos o por fenómenos gravitacionales, se traducen en roturas en el terreno o en pliegues en las capas sedimentarias.

 

Esto lo vemos con claridad en la captura de pantalla de la sonda, donde se aprecia un reflector basal de reflectividad muy elevada, quebrado en la parte de la derecha y con una concavidad hacia arriba, que evidencia la existencia de un antiguo canal. Estamos viendo la superficie del litoral hace varios miles de años, cuando la línea de costa estaba más alejada de la posición que ahora mismo ocupa. Esto es muy interesante para analizar el efecto del cambio climático, pues estudiando las posiciones de antiguas líneas de costa podremos prever como variarán si cambia la posición del nivel del mar, tal y como aventuran algunos modelos climáticos.

 

Para completar nuestro informe diario, diré que hoy no hemos avistado ningún grupo de delfines, pero no nos han abandonado las gaviotas que han estado revoloteando todo el día por encima de nuestras cabezas, cometiendo la osadía de embarcarse, de vez en cuando, sin el permiso de la Capitanía de Puerto.

 

Con estas cuitas se nos va pasando la tarde y llega el momento de finalizar la prospección por hoy. Regresamos a puerto después de haber recorrido 71.4 millas y tras haber disfrutado de un almuerzo verdaderamente interesante. Todos estamos haciendo planes para, de regreso al hotel, ponernos el bañador y salir a correr por la playa de Cái, ahora que estará en marea baja, momento en el que se transforma en una auténtica pista de atletismo y, al mismo tiempo, rúa del paseo gaditano, porque de otra manera vamos a tener un serio problema con la ropa. Y no están los tiempos como para comprarse ropa después de cada campaña.

 

Las caras de felicidad se reflejan en cada uno de nosotros, pues la comilona ha sido de órdago a la grande. Junto con el jamón de Jabugo aportado generosamente por la Jefa de Campaña, hemos degustado un lomo con pimientos de piquillo rellenos de anchoa, además de un pulpo a feira y una racioncita de conejo en salsa de vino tinto. De postre una tartita helada al wisky de gran poder digestivo y muy apetitosa. Todo ello estuvo regado por un excelente caldo tinto del Alentejo (Portugal), aportado, al igual que el jamón, por nuestra adorada Jefa de Campaña, Nieves López. Desde luego, os lo aseguro, cada día la queremos más. Ella sí que vale. Ahora….... ¡a correr por la playa durante unas horas, que hay que bajar el flotador!..... Me marcho en bañador por la playa cantando los tanguillos que Sélu hizo famosos con su chirigota “Lo que diga mi mujer”: ¡huy, huy, huy que contento estoy! …....

 

<<Anterior

Siguiente>>

 

    posted 10 Junio 2010

Campaña Chimeneas de Cádiz- Junio 2010 - IEO

 

Mensaje 4

 

Banda de estribor del B/O Emma Bardán, en el momento de realizar el arriado del sensor de velocidad de sonido. La mar en calma absoluta esta permitiendo que los barridos con multihaz y topas estén dando resultados verdaderamente espectaculares ©IEO

Viernes, 4 de junio de 2010

 

En Cádiz, el sol sale por Puerto Real y se pone por la Caleta. Esto lo sabemos muy bien los que nos embarcamos en el B/O Emma Bardán cada día y tenemos que llegar hasta el puerto de la Zona Franca y luego alcanzar la cochambrosa esquina, junto a una solitaria gabarra, que nos han asignado como punto de atraque. Entonces, se produce el bombardeo de las gaviotas en el tramo que va desde la furgoneta de reparto de personal hasta el portalón del barco. Como el sol está de frente, por Puerto Real precisamente, y todavía está muy bajo, pues dificulta mucho la visión de la posición del enemigo que nos castiga con inusitada agresividad, razón por la cual cada uno de nosotros siempre alcanza la trinchera del interior del barco con algún lunar blanco que no traíamos puesto cuando salimos del hotel. Como veis, podemos asegurar que el sol, en Cádiz, sale por Puerto Real. Son las cosas del empirismo científico que practicamos con honda profesionalidad.

 

De todas formas, no podemos negar que, con bombardeo o sin él, la Bahía de Cádiz es verdaderamente hermosa. A las 08:00 horas nos hemos hecho a la mar, como cada día, con un sol radiante y la mar en calma. La jornada de ayer, con sus 90.5 millas recorridas, ha sido fatigosa, pero muy satisfactoria. No me cansaré de repetir que la tripulación, con su Capitán José García Caballero al frente, se esmeran por facilitarnos el trabajo y cooperan con la profesionalidad que siempre he comprobado que tienen los hombres de la mar en España. Hombres comprometidos y sacrificados. No hay dinero que pueda pagar el servicio que prestan y en las condiciones que lo hacen. La lejanía de la familia es factor que pesa mucho, a pesar de que las nuevas tecnologías de comunicación nos mantienen más próximos, pero nunca alcanzan la cercanía del contacto físico.

 

En esta Campaña INDEMARES/CHICA 0610, estamos teniendo mucha suerte con el tiempo atmosférico. Si esto sigue así, creo que podremos alcanzar todos los objetivos que nos hemos propuesto. Seamos pues optimistas y confiemos en que la mar gaditana siga siendo generosa con nosotros. Hoy hemos completado 93.25 millas de líneas prospectadas. Un poco más que ayer. Bien. Esto nos anima aún más. La información es de mucho relieve, y nunca mejor dicho, pues hemos tropezado con los primeros resaltes morfológicos que generan las rocas que afloran en el fondo marino y que parecen surgir de la nada. Siempre me ha sorprendido la manera en la que la naturaleza se manifiesta en la forma que a ella misma le da la gana. Uno navega sobre un fondo arenoso muy uniforme y aplacerado y de repente, casi sin venir a cuento, se levanta un relieve rocoso imponente, como si lo hubiera empujado hacia arriba una fuerza hercúlea terrestre por causas desconocidas. Aquí esta uno de nuestros retos: explicar como se forman estos relieves y que hábitats generan.

 

Fijémonos en esta captura de pantalla de la TOPAS. Es sencillo observar una línea irregular muy oscurecida, de forma picuda, que atraviesa una línea, casi horizontal (superficie del fondo marino), y saca por encima de ella una cresta chiquitita con muchas muescas. ¿Lo veis? Pues eso es precisamente un afloramiento de roca que viene desde zonas del subsuelo y aflora sobre la superficie del fondo marino. Esos lugares son interesantísimos, pues representan zonas donde la biodiversidad se incrementa notablemente. Es como un desierto de arena en el que aparece, de vez en cuando, una pequeña montaña o colina. Entonces allí la biodiversidad se multiplica. Hemos discutido la mejor forma de documentar la naturaleza de los depósitos y  la superficie potencial de las capas de gas, y vamos a realizar, próximamente, algunos perfiles perpendiculares a los que ahora estamos realizando.

 

Captura de pantalla de la sonda TOPAS, de sísmica de muy alta resolución. Destaca el afloramiento de roca cerca del borde izquierdo. Hacia la derecha, las capas sedimentarias aumentan de espesor y se vuelven más transparentes, indicando una mayor acumulación de fango ©IEO Desirée Palomino y Antonio Torres (de espaldas a la cámara) preparan el sensor de velocidad de sonido, ayudados por Gerardo Bruque ©IEO La Jefa de Campaña, Dra. Nieves López, da cuenta del tiramisú junto al resto de los comensales. A su derecha Santiago Baluya, Marinero, y a su izquierda Antonio Torres (Tragsatec). Frente a ella, el Capitán José García Caballero y Alberto Chapela, Jefe de Máquinas ©IEO

 

Hoy hemos tomado los datos meteorológicos en el mismo punto en el que hemos realizado el perfil de velocidad. Así vamos a intentar comprender mejor la relación entre los parámetros ambientales atmosféricos y marinos. En la estación meteorológica de a bordo, hemos tomado los siguientes datos: dirección del viento: 75.2º; velocidad del viento: 3.3 m/s; ráfagas de 3.7 m/s; humedad relativa: 88.4%, temperatura del aire: 19.4ºC; radiación solar: 451.2 W/m2.

 

El perfil de velocidad de sonido lo tomamos a las 09:40 horas, operación de la que se encargan Desirée Palomino y Gerardo Bruque, ayudados por Antonio Torres. La lectura digital apunta los siguientes datos: temperatura en superficie, 21ºC, temperatura en el fondo, 15.9ºC. La profundidad en el punto de muestreo es de 44.9 metros.

 

Resulta singular la uniformidad de los datos a lo largo de los días de campaña. Apenas hay variación a primera hora de la mañana, y la temperatura en profundidad es, también, bastante constante. Es evidente que los ecosistemas bentónicos, los que viven dependiendo del fondo marino, tienen un ambiente bastante homogéneo.

 

Hemos completado la primera zona que nos habíamos propuesto. Hemos comprobado que la expulsión de fluidos del fondo marino no se realiza en la forma y con la profusión que indican las publicaciones científicas que tratan sobre el asunto. Las capas de gas, que aparecen a muy diversas profundidades, parecen atrapadas en los diversos niveles de la serie sedimentaria. Hemos de comprobar algunos puntos en los que hay rasgos de expulsión, pero en menor cantidad a lo que habíamos imaginado. Mañana pasaremos a la segunda zona del diapiro, aguas afuera, donde parece que podremos encontrar más evidencias de la presencia del hábitat 1180.

 

No me quiero despedir hoy sin antes hacer una referencia al menú del día. No voy a contar las suculencias que nos ha regalado Emilio Marín, solamente me voy a referir al TIRAMISÚ que nos hizo de postre. En la fotografía podréis comprobar el tamaño de la fuente y el repaso que le están dando los comensales, entre los que destaca la cucharilla que se lleva a la boca la Jefa de Campaña y la cara de satisfacción que pone por lo rico que está. A decir de ella, ha resultado "espectacular". Lo cierto es que ya no quedó nada para la merienda y la Dra. Nieves López tuvo que darse unas carreras de varios kilómetros por la playa, al regresar al hotel, para intentar bajar los kilogramos de más que se llevó puestos al terminar el almuerzo. Ella contenta, nosotros contentos y Milucho más contento aún.

 

<<Anterior Siguiente>>

 

    posted 10 Junio 2010

PieSocios

Fundación Biodiversidad Medio ambiente españa CSIC Instituto español de Oceanografia Alnitak Cemma Oceana Secac Seo Bird life WWF Socios